Cualquier titular de una tarjeta puede reclamar un pago a su banco, y el banco puede entonces anular el pago y cobrar una tasa de reclamación. Cuando esto sucede, los fondos para esa orden más la tasa de disputa (normalmente alrededor de 15 dólares/ 15 euros/ 15 libras) se deducen de su cuenta.

Hay varias razones para que se produzca una disputa. Las razones más comunes son:

Tarjeta robada

La tarjeta del cliente fue robada y usada por un criminal para hacer un pedido.

Fraude amistoso

El dueño de la tarjeta hizo el pedido (o permitió que alguien más lo hiciera, con su conocimiento), pero le dice al banco que no la usó.

Accidentalmente no reconoce la transacción

Es posible que el cliente no recuerde haber hecho el pedido o que no reconozca la descripción del pago en el extracto de su tarjeta.

Mercancías no recibidas

El cliente puede aceptar que hizo el pedido, pero declarar que no recibió lo que pidió.

Qué hacer si recibe una devolución de cargo

Recomendamos contactar al cliente y preguntarle la razón de la disputa. En casos de fraude amistoso o de no reconocer accidentalmente la transacción, el cliente puede contactar con su banco y cancelar la disputa o puede reembolsarle directamente.

Si se recibe una disputa, el cliente queda automáticamente bloqueado para pagar con tarjeta en la plataforma Flipdish.

¿Encontró su respuesta?